Mesa redonda 'ITS: La revolución de los transportes y la logística’

Los sistemas inteligentes de transporte y las TICs han supuesto una auténtica revolución para el transporte y la logística

Entre los principales objetivos que se ha marcado la Unión Europea de cara a 2050 -además de conseguir el desarrollo económico y sustentable e las grandes ciudades- es la reducción de emisiones contaminantes en un ochenta por ciento.

De igual manera, se insta a reducir la congestión al máximo posible, aún cuando las ciudades siguen creciendo -se estima que en 2050 el setenta por ciento de la población será urbana-.

En esta situación, la capacidad del transporte y la logística para optimizar sus operaciones en las grandes ciudades europeas se torna fundamental para conseguir la sostenibilidad de las mismas. En este ámbito los ITS (Intelligent Transportation Systems) han supuesto una auténtica revolución, al igual que las TICs ayudando a conseguir esos objetivos.
Estas fueron las consideraciones realizadas en la mesa redonda «ITS: La revolución de los transportes y la logística», organizada ayer por París Región Enterprise en Madrid. Se han analizado, entre otros temas, las últimas innovaciones con las que cuentan el transporte por carretera y la distribución urbana de mercancías.

Los sistemas inteligentes de transporte y el aumento de la eficiencia

Los ITS han posibilitado que las empresas puedan establecer un nuevo mapa de operaciones con dos pilares básicos: dónde están los clientes y dónde los proveedores. Así, la enorme cantidad de información que a través de estos sistemas se obtiene de ellos ofrece la oportunidad de lograr una cadena de suministro más eficiente.

Por otra parte, en la industria se trabaja en soluciones para optimizar la operatividad, por ejemplo la gran cantidad de innovaciones que han surgido en los últimos tiempos: gestores de flotas, sistemas GPS, iniciativas para alcanzar la «ecoconducción» de los trabajadores, etc.
No deben olvidarse los continuos progresos en los vehículos y motores para conseguir un menor consumo de combustible sino también reducir las emisiones de CO2.

En lo referido a la distribución urbana de mercancías, se tiende a un mayor uso de los vehículos más sostenibles -híbridos o eléctricos- así como también y a nivel experimental, iniciativas innovadoras como el uso de drones para el reparto de última milla.

 

Fuente: Cadena de Suministro